Interruptor diferencial

 

Los interruptores diferenciales se utilizan en todas las redes hasta 240/415 V AC. Los modelos de tipo AC disparan con corrientes de defecto alternas senoidales y los de tipo A, adicionalmente con corrientes de defecto continuas pulsadas.

Los interruptores diferenciales del tipo F detectan además corrientes de defecto que se componen de una mezcla de frecuencias de hasta 1 kHz.

Para la protección de personas, bienes, contra incendios y protección adicional contra contactos directos se utilizan los interruptores diferenciales con una sensibilidad asignada máxima de 30 mA. Los interruptores diferenciales con una sensibilidad asignada de 10 mA se utilizan preferentemente en salas con elevado riesgo para las personas.

Según DIN VDE 0100-410, para todos los circuitos de bases de enchufe de hasta 20 A también se instalan interruptores diferenciales con una sensibilidad asignada máxima de hasta 30 mA. Esto se aplica también a circuitos en el exterior de hasta 32 A para conectar equipos portátiles.

Aparatos con una sensibilidad asignada de 300 mA máximo se utilizan para protección preventiva contra incendios (defectos de aislamiento). Los interruptores diferenciales con una sensibilidad asignada de 100 mA se utilizan especialmente en Europa fuera de Alemania.

Los bloques diferenciales se combinan con automáticos magnetotérmicos con curva A, B, C o D (siempre que estén disponibles en la gama). Basta con acoplar los dos componentes, sin necesidad de herramientas.

Los diferenciales combinados, pensados para la protección de personas y conductores, así como la protección contra incendios, combinan de forma compacta un interruptor diferencial con un automático magnetotérmico.

A los aparatos de protección como fusibles, automáticos magnetotérmicos y aparatos de protección diferencial, probados desde hace muchos años, se les suman los detectores de arco (AFDD: Arc Fault Detection Device). Estos detectores de arco detectan arcos eléctricos como los que pueden generarse en el caso de daños en serie y contactos no seguros, o como consecuencia de defectos de aislamiento entre conductores activos, o entre estos y los conductores de protección. Esto supone una contribución muy eficaz a la prevención de incendios de origen eléctrico.

 

 

Todos los tipos de corriente de defecto bajo control

 

Siemens ofrece tres versiones para satisfacer los diferentes requisitos de sus clientes: Superresistente K, con una intensidad asignada de choque superior a 3 kA, evita desconexiones intempestivas retrasando brevemente el disparo del interruptor diferencial. Con ello se evitan disparos innecesarios y, de este modo, perturbaciones en la instalación, por ejemplo, cuando aparecen corrientes pulsatorias de fuga como ocurre al conectar condensadores. La versión Selectivo S, con una intensidad asignada de choque superior a 5 kA, permite la desconexión selectiva de algunas secciones de la instalación mediante un retardo del disparo y un escalonamiento del tiempo de disparo y la sensibilidad asignada. El interruptor de protección patentado SIGRES se ha desarrollado para la protección en condiciones especiales, como presencia gases o humedad en el aire ambiente, y ofrece la máxima seguridad y una vida útil muy larga gracias a la protección contra condensación que lleva integrada.

 

Máxima seguridad en edificios residenciales y terciarios

 

Cada año se registran en Europa más de cien mil incendios. El balance es estremecedor: muchos muertos y heridos, así como daños materiales que cuestan miles de millones. Más de una cuarta parte de estos incendios son atribuibles a defectos de las instalaciones eléctricas (la mayoría de las veces causados por peligrosos arcos eléctricos). Los detectores de arco permiten detectar prematuramente muchos de estos riesgos de incendio, desde los cables eléctricos hasta los equipos terminales, cubrir las lagunas que existen en la protección y, de este modo, proteger vidas humanas, edificios y bienes irrecuperables.

 

COTIZAR

Volver